El caso de los médiums espiritistas argentinos que pisaron la Luna antes que Armstrong

La edición de agosto de 1969 del mensuario “Espiritismo. Hacia Dios por la Verdad y la Justicia” reveló una información que solo conocían los adeptos más cercanos de la Escuela Científica Basilio: el 20 de julio de 1969, seis horas antes del alunizaje del módulo espacial Águila en el Mar de la Tranquilidad, tres médiums de esa institución “recorrieron espiritualmente” la superficie lunar, excursión que fue “certificada por Escribano Público”.

Factor publica los diálogos de los espíritus guiados por el entonces Director General de la Basilio, Hilario Fernández, conocido por poseer “habilidades mediúmnicas que le permitían captar imágenes visuales del mundo espiritual” y recorrer, afirmaba, “otros planetas del sistema solar”.

Por Alejandro Agostinelli

“Vamos, vamos, avanzando los tres juntos, sin apurarse, despacito, no se vayan muy lejos de mí, sigan cerca de mí, vamos, hay mucho por recorrer, vamos, más ligero, apuremos. ¿Qué ven delante de ustedes? ¡Qué grande! ¡Qué inmenso! ¡Parece un mundo!”, dice a viva voz el Hermano Lalo, Director General de la Asociación Escuela Científica Basilio (ECB).

–Estamos ante un espectáculo extraordinario, el Director General está describiendo…

El Secretario Espiritual es interrumpido por el Hermano Lalo, como se le conocía a Hilario Fernández: “No es un mundo, no es un mundo, el hermano Eugenio (Portal) cuando vio esto se habrá azorado; no se vayan adentro de la Luna, más acá, no se apuren…”

Este diálogo es parte de la transmisión pública de la organización espiritista más importante de la Argentina un día como hoy, hace 51 años, pocas horas antes del descenso del Módulo de Exploración Espacial Águila en la Luna.

Si rastrillamos la web, existe sólo un rastro de este episodio de “desdoblamiento espiritual” de los tres médiums de la ECB que afirmaron haberse adelantado a la llegada a la Luna de Neil A. Armstrong, Edwin Buzz Aldrin y Michael Collins, astronautas de la Misión Apolo XI: la página institucional de la Escuela, en la entrada correspondiente al espiritista español Hilario Fernández (1905-1974), Director General Espiritual de la ECB desde 1938 hasta su desaparición física.

HERMANO LALO. Hilario Fernández fue el indiscutido líder carismático en la”era dorada” del espiritismo argentino. (Crédito Foto: Revista Gente, 1965)

En los años ’50, durante la era dorada del espiritismo argentino, la ECB gozaba de gran reconocimiento social. Era una organización popular. O, para decirlo en términos académicos, “muy integrada en la vida cotidiana de los barrios”. Y si bien tenía sus conflictos con la Iglesia Católica, contaba con la simpatía del Gobierno peronista. Esta etapa, tan diferente a la que le siguió, cuando la Escuela y el mismo espiritismo empezaron a ser deslegitimados socialmente, fue gestionada por el Hermano Lalo, a quien el antropólogo Luis Rodríguez Mamby considera “el líder carismático más importante que ha tenido la institución en los últimos tiempos”. (1)

En el historial de su desempeño al frente de la ECB, hay un hito significativamente más extenso:

“1969: El 20 de julio de 1969, dos astronautas, debido a los adelantos en ciencia y tecnología, concretaron su llegada a la Luna.

“La Escuela Científica Basilio, afirmando su posición Científica en lo Espiritual, realizó una investigación en ese campo, pocas horas antes de plasmarse el logro del alunizaje. El Director General Espiritual conjuntamente con otros dos hermanos, percibió mediante el sentido espiritual, detalles del satélite natural de la Tierra, que describió mediante la Práctica Espiritual efectuada en la filial Nº 29, de Mar del Plata, Buenos Aires, Rep. Argentina, ante autoridades de la Institución y discípulos, siendo acompañados por un Escribano Público que certificó lo sucedido. El Acto Espiritual permitió comprobar la existencia del espíritu, y que para él no existen distancias materiales inalcanzables. Además, que mediante la aplicación de un método científico espiritual que incluye la utilización del sentido espiritual, es posible acceder al conocimiento que el Bien indica”.

Una colección de recortes periodísticos recuperados por Sergio Caso del mensuario oficial de la ECB, “Espiritismo”, agrega informaciones que amplían aquella breve reseña. Ahora sabemos, por ejemplo, que el Hermano Lalo desplegó sus prácticas de “desdoblamiento espiritual” aproximadamente a las 18 horas del 20 de julio de 1969, que se encontraban con él “la casi totalidad de los directores de tres filiales marplatenses” y un público “que colmaba la capacidad del amplio local de ese Eslabón del Bien”, sin contar con las descripciones, poco generosas, de la geografía del satélite natural de la Tierra.

“Para concretar su realización (la del desdoblamiento) –escribe el redactor– se tuvo que apelar a distintos resortes de orden técnico material, empleándose dos teléfonos ubicados al pie de la Cruz, uno de los cuales estaba en conexión directa con la Filial 6 de Montevideo, y el otro con la Escuela Matriz, de Buenos Aires. En ambos lugares se hallaban reunidos directores y adeptos prestos a escuchar y presencia este magnífico e importante hecho espiritual” (2).

A continuación transcribimos el diálogo entre los tres médiums durante la sesión publicada en el Nº 197 de “Espiritismo. Hacia Dios por la Verdad y la Justicia”, periódico de la Asociación Escuela Científica Basilio.

Director General (Hermano Lalo): –Vamos, vamos, avanzando los tres juntos, sin apurarse, despacito, no se vayan muy lejos de mí, sigan cerca de mí, vamos, hay mucho por recorrer, vamos, más ligero, apuremos. ¿Qué ven delante de ustedes? ¡Qué grande! ¡Qué inmenso! ¡Parece un mundo!

Secretario Espiritual: –Estamos ante un espectáculo extraordinario, el Director General está describiendo…

Director General: –No es un mundo, no es un mundo, el hermano Eugenio (Portal) cuando vio esto se habrá azorado; no se vayan adentro de la Luna, más acá, no se apuren.

Secretario Espiritual: –Estamos ante la presencia de los tres espíritus desdoblados frente a la Luna, el del Director y el de los dos hermanos médium.

Director General: –¡Qué enorme es este mar, está vacío, sin agua!

Médium: –Hay cráteres.

Director General: –¿Qué ve, hermano, usted que está sobre esa especie de montaña, qué ve, hable?

Médium: –Todo es piedra, también hay cráteres inmensos.

Director General: –Vamos hacia la izquierda, dando vuelta, no se apuren, no tengan miedo que no les va a pasar nada, más allá, ahora. Sepárense un poquito para verlo mejor, no sé si son grietas o cráteres, hasta ahora no he visto seres encarnados…

Secretario Espiritual: –No hay seres encarnados, al menos, a la vista del Director General.

Director General: –Ni vegetación, ni agua; se ve mucho vapor o polvo. ¿Se fijó en esa nube?

Secretario Espiritual: –Da la impresión de que está viendo una nube de vapor o polvo sobre la superficie de la Luna.

Director General: –¿Están cansados ustedes? Sí, están cansados, volvamos ¿no? Bueno, avísenme. Aquí parece de distinto color al conocido como vemos desde la Tierra. Parece más gris. Fíjese esas ondulaciones que tiene, parecen hechas por la mano del hombre. ¡Qué cosa rara!

Secretario Espiritual: –Están describiendo diversos aspectos del planeta.

Director General: –No se emocionen ustedes.

Médium: –¿Qué es aquello que se ve?

Director General: –Yo no puedo describir, parecen vidrios, cristales, montañas de vidrio, no sé… algo adherido a la roca. Nos vamos que están muy agotados, despacito. ¡Qué inmenso es el espacio!

Médium: –Espere un momentito, hermano Lalo, déjeme ver la Tierra.

Director General: –¡Qué extraño, está lleno de cosas el espacio, de rocas de piedra! Parece que el espacio estuviera lleno de objetos.

Secretario Espiritual: –Se van acercando los tres espíritus a la Tierra, ya están mucho más cerca, ya están en la Tierra, ya se han colocado. Son los tres espíritus que han viajado a la Luna y están de vuelta aquí, colocados en sus materias, en la Filial 29.

Director General: –No nos muevan.

Secretario Espiritual: –El momento de tensión es tremendo, porque han sufrido lógicamente las consecuencias en el cordón fluídico del ataque de todas esas fuerzas espirituales que aún son desconocidas por el hombre de la Tierra. En estos momentos se les está impartiendo fluido a los tres hermanos para que se repongan lentamente de la conmoción que han sufrido como seres humanos y como espíritus. Se ha repetido el viaje que realizó el hermano Eugenio a la Luna, hace aproximadamente 45 años. Se ha podido definir, al menos, que no hay vegetación, seres encarnados, ni animales; solamente existe el reino mineral. Es un estado un tanto desconocido para el hombre de la Tierra, ante la aparición de piedras o materiales ignorados (**) (2).

La verosimilitud de la transcripción de la sesión dedicada a la excursión lunar no sale beneficiada en la comparación con el relato en tiempo real transmitido horas después por Armstrong y Aldrin. Pero el diálogo ilustra cómo la ECB clonaba en clave espírita el imaginario técnico sobre el viaje espacial, presente tanto en los artículos periodísticos como en la ficción científica. Otro dato singular es la referencia, deslizada al pasar, según la cual Eugenio Portal, cofundador de la Escuela Científica Basilio, había “viajado” espiritualmente a la Luna en 1924.

EL ESPIRITISMO DE BASILIO: CIENCIA + ESPIRITU

La Escuela Científica Basilio fue una nueva corriente surgida del espiritismo argentino que empezó con el encuentro en la ciudad de Buenos Aires entre el escribano público Bernardo Eugenio Portal (1867-1927) y la médium Blanca Aubreton de Lambert (1867-1920), ambos inmigrantes de origen francés. En tal ocasión, según consta en los anales de la institución, se materializa el padre de Eugenio (Pedro Basilio Portal) para encargarles el desarrollo de la Obra. Pedro Basilio Portal fue su primer guía espiritual, sin desmedro de los aportes teológicos de los iniciadores del Espiritismo en Francia, Allan Kardec (1804-1869) y León Denis (1846-1927).

El 1º de noviembre de 1917 fue oficialmente inaugurada la institución, que ya contaba con un pequeño núcleo de seguidores. Durante ese acto, escribió Gustavo Ludueña, “se produce la materialización de Jesús de Nazareth que, designado como el «Maestro» por sus discípulos, se transforma en el guía espiritual de todo el organismo”.

En estas materializaciones el médium afirma ser habitado, encostado o incorporado por un presunto espíritu. “Presta” su cuerpo, por así decir, para que una entidad espiritual pueda manifestarse. Así, el mensaje del espíritu materializado señaló su misión a Eugenio y Blanca, quienes debían “iniciar y fundar una escuela basada en el ideal de la redención humana por medio de la reparación y la elevación, que tendría como norte la verdad y la justicia, en el recto camino hacia Dios’”, resume Ludueña (3).

Hasta fines de los años ‘60, la ECB mantuvo un crecimiento, progresivo y sostenido. Nunca como hasta entonces el movimiento espírita local había cobrado tanta visibilidad: fueron los primeros espiritistas que invadieron plazas públicas, radios, programas de TV y convocaron a eventos de masas, para exasperación de quienes abominaban de esta religión por su lejanía con las prácticas legitimadas por la idea de “normalidad” provista por la Iglesia Católica y las instituciones científicas.  

En los años ’50, la ECB litigó con la Iglesia Católica tras haber proclamado que “Jesús no es Dios”. La polémica pasó de la teología a la política cuando la organización de los “espiritistas científicos” recibió el apoyo del presidente Juan D. Perón: en 1948 se le quitó la personería jurídica y el Gobierno decretó reabrir las filiales cerradas tras anunciar que “cada clausura equivalía a suprimir una unidad básica (justicialista)”, ya que, según Perón, “la mayoría de los asistentes a los centros espiritistas eran peronistas” (4).

Escuela Científica Basilio – 100 años. Este video institucional da una idea de la popularidad y movilidad de la ECB -al menos hasta fines de los años ’60.

Ludueña describe en su ensayo el universo espiritual de la ECB como “sumamente complejo, poblado sí de una presencia divina, pero también de una innumerable cantidad de seres etéreos de naturalezas divergentes. Agrupados o divididos, próximos o alejados de Dios, del Bien o del Error, purificados, evolucionados, o equivocados, convergen todos ellos  en la construcción de una cosmovisión particular y específica marcada por la dualidad espíritu-materia”.

ESPIRITISTAS DE MARTE

En una nota anterior abordamos la fuerte influencia de la temática del viaje espacial desde el temprano espiritismo. No es por casualidad, en definitiva, que los basilios hayan visto o interactuado con espíritus de otros mundos en sus experiencias extracorpóreas.

Como ficción literaria, la era de las travesías espirituales lanzadas a explorar el espacio exterior se inició en la Argentina en 1875 con la llamada “fantasía espiritista” de  Eduardo Ladislao Holmberg (1852–1937), “Viaje maravilloso del Sr. Nic–Nac”, publicada dos años antes de la institucionalización del espiritismo, que suele situarse con la fundación de la Sociedad Espiritista “Constancia”, en 1877. En su viaje a Marte, el Sr. Nic–Nac va “en espíritu” a un planeta demasiado parecido a la Argentina de la época, donde el autor difumina los límites entre la realidad y la locura.

La fascinación de los espiritistas por la ciencia permeó sus prácticas y representaciones, nutriendo a su doctrina de elementos de racionalidad científica. Así, el espiritismo empezaba a dar lugar a lo que se iba a dar a conocer como metapsíquica y parapsicología en el siglo XX.

Se da por sentado que el movimiento de contactados con extraterrestres son herederos directos del Espiritismo y la Sociedad Teosófica fundada por Helena Blavatsky (1831-1891). Pero también hay que decir que, en los primeros tiempos, ambas condiciones –la de espiritista y contactado– han coexistido.

Osvaldo Findanza (1883–1963) fue quizás el médium argentino más parecido a lo que iba a ser el contactado de los años 50.  Juan Manuel Corbetta estableció que Fidanza, con números que iban desde el escapismo hasta la materialización de pájaros, no aseguraba comunicarse con espíritus sino con extraterrestres. Otra figura de aquellos años, Agapito Millán, líder de la Asociación Espiritista Misión de Jesús, en la misma década empezó a recibir mensajes de seres extraterrestres por medio de en sesiones mediúmnicas y telepatía, concepto éste que ya había sido introducido por la parapsicología (5).

Sin embargo, el caso emblemático iba a surgir a comienzos de los ’50 con los diálogos en trance “con un ingeniero de talento” encarnado por el divulgador científico y médium Jorge Duclout, quien junto a su hermano Napy constituirían la avanzada de los avistamientos previa a cita con seres de Ganímedes asistidos por espíritus desencarnados. Los Duclout eran figuras conocidas en el ambiente artístico de aquellos años y quizá ese fue el motivo por el cual su experiencia liminar –que culminó con el ascenso y posterior visión de un “plato” desde la terraza del edificio Kavanagh de la ciudad de Buenos Aires, en septiembre de 1954– fue acompañada por un amplio despliegue mediático. (6)

La Escuela Científica Basilio cobijará a otros contactados, como fue el caso Normando Sebufi (**) en los 70, pero la impronta “interplanetaria” de la institución nunca más volverá a tener el protagonismo que tuvo durante su era dorada, que para los adeptos está entrañablemente asociada con la simpática imagen y el recuerdo del Hermano Lalo.

NOTAS

*Probablemente, ambos médiums fueron unificados en una misma persona, ya que el tercero, el Secretario Espiritual, parece actuar a modo de guía o relator, para inducir, interpretar o traducir las descripciones canalizadas por el Director General y los médiums.

** Apellido modificado a pedido de la familia. Cuento la historia de “Sebufi” en Invasores. Historias reales de extraterrestres en la Argentina (Ed. Sudamericana, Random House, 2009).  Cap. “Mi marciano Favorito”.

AGRADECIMIENTOS

A Sergio Caso (vía Alejandro Frigerio) y Juan Manuel Corbetta por el archivo periodístico consultado y utilizado para esta nota.

FUENTES CONSULTADAS

1) Luis Rodríguez Mamby (2008). Conversos espiritistas: fragmentación política en la Escuela Científica Basilio y la diversidad del pensamiento religioso. IX Congreso Argentino de Antropología Social. Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales – Universidad Nacional de Misiones, Posadas.

2) Espiritismo. Hacia Dios por la Verdad y la Justicia. Asociación Escuela Científica Basilio. Año XVI, Nº 197, Buenos Aires, Agosto de 1969.

3) Gustavo Andrés Ludueña (2001) Cosmología y Epistemología Espiritualista en la Escuela Científica Basilio. Revista Illu, Nro 6.

4) Gustavo Andrés Ludueña (2013). Estudios sociales contemporáneos sobre el espiritismo argentino. Ciencia, religión e institucionalización del espíritu. Vol.VI Nº1/enero-junio 2013/pp.42-59.

5) Espiritismo, mediumnidad y alienígenas. Por Juan M. Corbetta en “A 70 años de los Platillos Voladores. Ciencia, Mito y Ficción”, Museo Roca de Buenos Aires, 24/06/2017.

6) Alejandro Agostinelli (2009). Invasores. Historias reales de extraterrestres en la Argentina (Ed. Sudamericana, Random House).  Cap. “Contacto en el Kavanagh” (Descargar).

RELACIONADAS

  1. Hipnosis ericksonianaperonística.

    Hermanos, la nave nodriza de Perón está con los motores encendidos para rajar con los suyos en caso de que Yah-veh conquiste el cuerpo elegido y se muerda la cola otra vez, es por eso hermanos, que deben afiliarse o sus almas serán llevadas a la Luna, un lugar muy radical, gris y desolado.

    Esperen un momento, estoy canalizando al general, El dice:

    “querellad al Estado por delitos de lesa humanidad para así parad la futura barbarie este o este-nortesur”
    “no presenteis candidatos en las próximas elecciones, presentad proyectos para frenar a la serpiente”

    Como ven hermanos, la serpiente venenosa muerde y se va, pero hay que atraparla para desarrollar el antídoto. Pero la peor es la anaconda, ya que no necesita de veneno, ésta, solo presiona muy fuerte hasta asfixiar.

    Recuerden hermanos, el poder constituyente está antes que el del derecho, y es la llave maestra para desactivar la bomba de la monarcas judicialistas.

    …Libertad, libertad, libertad. ¿A quién? Bueno, recién vamos por ahí, hay que definir a cuál de los tres se libera, por ahora viene ganando el último, el creador del pandemonium. Es así, la culpa no lo tiene el chancho sino quien le da de comer. Digame, quién no puede diferenciar entre himno o hipnos.
    Dicen, que el número de repeticiones mínimo y necesario es de 1000 veces y que debe estar acompañado de un ritual para constituir un reflejo condicionado, otros dicen, que solo se programa una idea por otra sobre las repeticiones establecidas, pero lo más inquietante es que dicen que hay una nueva forma que solo pertenece a los libres.

    Hermano se pronuncia germano.

    BYE

  2. Hola Alejandro, no sólo yo lo digo, numerosos historiadores de la religiones señalan al hermano Lalo como una figura central del espiritismo a mediados de siglo XX en Buenos Aires, dándole a la Escuela Científica Basilio cierta visibilidad pública.
    Saludos

  3. Hola, Alejandro.
    Gratamente sorprendido por el excelente material proporcionado para desarrollar tan interesante análisis.
    Hace más de 20 años, por curiosidad pura, me acerqué a una de las filiales de la Asociación Escuela Científica Basilio y pude presenciar (también participar) de las denominadas “prácticas espirituales”.
    Unos años después, luego de sortear ciertos engranajes burocráticos, pude realizar un programa de televisión, entrevistando a la Directora espiritual de la filial y a una de sus médiums.
    Aún no alcanzo a comprender cómo las personas (llamadas por ellos, adeptos) tomaban como absolutamente ciertas las denominadas “materializaciones” , mediante las cuales los difuntos (médium mediante) tomaban contacto con aquellos que- a través de la elevación espiritual- los convocaban.
    No encontré ninguna mala intención en las estructuras de esta institución, lo cual me dejó aún más perplejo. En la época que visité varias veces esa filial, ubicada en el interior de la pcia. de Córdoba, el Director General Espiritual era Mario Salierno quien no permitió la entrevista. Luego, en 1994, el nuevo y actual director Ernesto Boeri dio luz verde para la realización del programa mencionado; pero sin que se mostrasen imágenes de prácticas espirituales.
    Valoro los datos que has compartido en este blog, habida cuenta del escaso material que- salvo la página oficial de la “escuela”- puede encontrarse en la Web.
    Había leído algunas notas sobre el espiritismo en Argentina que la revista Siete Días publicó en 1967 donde por primera vez leí sobre el hermano Lalo, pero la cuestión “espiritistas-luna” me ha dejado perplejo.
    Felicitaciones, entonces.
    Cordiales saludos.

  4. Muchas gracias por tus comentarios, Darío. Gracias también por contar tu experiencia.
    Son cuidadosos con mostrar imágenes sobre las prácticas espirituales porque, razonablemente, saben que muchas personas, poco comprensivas con las formas de su fe, podrían burlarse o hacer diagnósticos de almacén sobre su salud mental.
    Desconfían, con toda razón, de los medios comerciales. La paradoja es que esa negativa les resta visibilidad. Pero, ante el riesgo, prefieren no innovar.
    ¿Hay alguna posibilidad de ver en YouTube o conseguir copia del programa que produjiste?
    Saludos!

  5. Hola, Alejandro.
    El programa de referencia fue realizado en 1994 y está conservado en soporte VHS. Estoy en proceso de digitalización de muchos archivos que tengo guardados en ese formato, ni bien realice el correspondiente transfer te lo haré saber y veremos de qué manera te lo hago llegar.
    Quizás resulte interesante lo que las “médiums” cuentan ya que por entonces, la institución todavía se autodenominaba “culto espiritista”, característica que hoy no adoptan.
    A pesar del lógico hermetismo, tengo recuerdos gratos del trato que me dispensaron en aquel momento y por tal razón no me parece adecuado subirlo a YouTube. De todos modos, no tengo inconvenientes en cederte el material, si es que puede resultar útil para tu trabajo.
    Incluso, veré de buscar en mis archivos gráficos los ejemplares de la revista “7 Días Ilustrados”, que durante 1967 realizó una serie de notas referidas el espiritismo, desprendiéndolo de lo que circulaba en aquella época respecto a supuestas vinculaciones de Perón con la “escuela”. Por lo que recuerdo, las notas mencionan a José Cresto, quien fue una suerte de padrino o padre adoptivo de María Estela Martínez (luego, de Perón) y el responsable de iniciarla en los caminos del espiritismo.
    Muchas gracias por tu respuesta.
    Saludos cordiales.
    Darío.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El que prescribe

Alejandro Agostinelli, editor de este blog, es periodista desde 1982.

Fue redactor de las revistas Conozca Más, MisteriosEnciclopedia Popular Magazine Gente, y de los diarios La prensaPágina/12. Fue uno de los impulsores de la Fundación CAIRP y escribió y asesoró a la revista El Ojo Escéptico. También fue productor de televisión en Canal 9 y América TV. Fue secretario de redacción de las revistas de divulgación científica Descubrir NEO y fue editor de una docena de colecciones de infomagazines para la revista Noticias y otras de Editorial Perfil. Últimamente ha colaborado en las revistas Pensar, publicada por el Center For Inquiry Argentina (CFI / Argentina), El Escéptico y Newsweek.

Fue creador del sitio Dios! (2002-2004) y del blog Magia crítica. Crónicas y meditaciones en la sociedad de las creencias ilimitadas (2009-2010). Es autor de Invasores. Historias reales de extraterrestres en la Argentina (Random House, 2009).

Asesoró a Incoming, el noticiero de Canal Infinito (2009-2011) y escribió la columna Ciencia Bruja en Yahoo! Argentina y Yahoo! español (2010-2012). Asesoró a las productoras SnapTv y Nippur Media en la producción de documentales históricos y científicos para NatGeo (2011-2013).

Contacto: aagostinelli@gmail.com
Alejandro Agostinelli en Twitter
Alejandro Agostinelli/Factor 302.4 en Facebook
+ info sobre el autor, Wikipedia en Español
+more info about Wikipedia English