• oct : 10 : 2014 - El diván no ha quitado a la ufología de mi vida
  • sep : 11 : 2014 - El Señor de Ummo ha muerto
  • sep : 7 : 2014 - “Veo vacas muertas”. Vaquicidio ufológico y visiones mutiladas de la realidad
  • ago : 30 : 2014 - La barbería de los comunistas galácticos: cita de honor de los viernes a la noche en Buenos Aires
  • ago : 19 : 2014 - ¡Hasta siempre, Jesús!
14 noviembre, 2011

“Por mi olfato no se me escapaba que manejábamos un detonante tremendo para la captación del turismo, y había que reafirmarlo responsablemente… ¿Qué hubiera sido de nosotros si no hubiera aparecido la huella? Creo que Capilla del Monte no tendría la pujanza que tiene ahora. Todo lo de ahora se lo debemos a la huella de El Pajarillo...”. Estas inquietantes declaraciones fueron hechas en mayo de 1993 por el ufólogo Jorge Suárez, quien entre 1986 y 1989 estuvo a cargo de la dirección de Turismo de Capilla, a “Lo que vendrá”, un boletín que por entonces publicaba el escritor y esoterista Héctor Antonio Picco.
El relato del funcionario no debría resultar tan asombroso: en enero de 1986, Diego Sez y el mismo Suárez –intendente y secretario de Gobierno de Capilla del Monte, respectivamente– habían firmado un texto donde concluían que -a falta de mejor explicación- ese día “se podría haber producido el descenso de una nave Ovni (sic)” en las serranías.
Cuando visité El Pajarillo, en febrero del ‘86, comprobé, junto con un grupo de oficiales de la Fuerza Aérea Argentina, a quienes conocí mientras recorrían la zona, que uno de los argumentos sobre los que se asentaba esa convicción (que el calor había llegado “de arriba hacia abajo”) era falso.
El abundante espartillo diseminado en el área del incendio estaba chamuscado de un solo lado, como si la acción del calor hubiese ascendido desde el valle hacia la parte superior del cerro. La “mancha” tampoco era, como se aducía, un “círculo perfecto”. Gracias a las medidas que tomamos in situ y fotografías aéreas (tomadas por estos mismos oficiales desde un avión Pucará días antes), verificamos que se trataba de una elipse cuyos bordes se difuminaban en la zona más alta.
Lo que seguía siendo un misterio eran las causas del incendio.

En 1996, cuando fuí enviado a Capilla del Monte por la revista Descubrir a “pintar un fresco” de aquella historia a diez años de aquel caso, Roberto Basso (un ya fallecido dirigente peronista de la zona, su última tarea fue ocuparse del cine municipal Enrique Muiño) me confesó haber planificado y creado la “mancha” de El Pajarillo, así como otras “huellas de mantenimiento” realizadas entre 1988 y 1991. El hombre, quien me reveló su historia a cambio de mantener su identidad en reserva, me dijo –sin presentar otra prueba que su relato, vale aclarar– que había fabricado las evidencias del falso aterrizaje (al que llamaba “la postal”) para recuperar el turismo perdido (*).
Alegó que, con el apoyo económico de tres comerciantes, contrató a otros tres hombres, a quienes armó con sopletes surtidos con tanques de acetileno. “¿Vienen a buscar naves, algo que no existe? Bueno, ahí está. Ahí tienen algo para ver”. Esa dice que fue su reflexión cuando completó su obra. Nunca localicé a sus mecenas, y él tampoco hizo nada para faciltarme las cosas. Pude entrevistar a Pancho Lobo, un guía de turismo muy conocido por los vecinos. Pancho me dijo que, por esa fecha, había sido invitado a participar del montaje. “Me ofrecieron buen dinero, pero no acepté; me pareció un disparate total”, dijo.
Con todo, no aparecían evidencias de que detrás de la famosa huella hubiese algún contubernio. Hasta que conversé con Luis Bartolli, jefe del Cuerpo de Bomberos por aquellos días. Me dijo que era la primera vez que alguien se acercaba a preguntarle por el tema. Ya en confianza, el ex bombero me dijo que –a diferencia de otras ocasiones– cuando apareció la “mancha” del Pajarillo nadie le pidió que hiciera una pericia. “Aquello se manejó como algo superado, cuando [en realidad] la Policía no archiva ningún expediente sin determinar las causas de un incendio”. Esta vez, según Bartolli, el caso se archivó mal y pronto: nadie ordenó a Bomberos realizar una investigación.
¿Mis conclusiones? Confío en la inteligencia del lector.

(*) Esta columna fue publicada hacia 2001 en la revista “Córdoba X”, suplemento del diario La voz del interior. En esta ocasión revelo el nombre de Basso porque -desde 1996 hasta hoy- ha sido varias veces citado por diferentes medios con relación a mi nota, si bien (como me él mismo lo adelantó) nunca se hizo cargo. Su “testamento” a propósito de sus picardías promocionales iban a formar parte de un libro que titularía “La oveja descarriada”. No sé si lo escribió. Si así fue, ojalá haya quedado a buen recaudo.

Documentos relacionados (Pdf para descargar)

“…Y los E.T. nunca vinieron”, revista Descubrir Año 6 Nº 63, Octubre de 1996.

“Ovnis en Capilla del Monte. ¿”Zona caliente” o psicosis colectiva”, en revista Ufo Press año IX, Nº 23. Julio de 1986.

Categories: CULTURA ALIEN

15 Responses so far.

  1. Sergio S Osorio dice:

    Quisiera ver ese esquema que publicas abajo de todo que se llama “Cómo se hizo la mancha del pajarillo”, lo podras poner en mejor resolucion? Muy buen informe, gracias

  2. Alejandro Agostinelli dice:

    Si descargás la nota publicada en “Descubrir” en Octubre de 1996 vas a poder ver la infografía en alta resolución.

  3. Gabriel Muscillo dice:

    Che, hace algún tiempo, charlando con Rubén Morales, me dijo que él había averiguado que la famosa “mancha” había sido producida por un potente spot, utilizado por un equipo de filmación que rodaba entonces una película llamada “Papá querido” (O “Chau papá”, ahora no recuerdo con exactitud).

  4. Alejandro Agostinelli dice:

    Hubiera sido interesante que publicara su investigación. No tenía idea de esa versión.

  5. dangel dice:

    Por què insiste Agostinelli en atribuirle a Basso la huella del Pajarillo cuando lo que hizo fue la huella del Overo. Una huella triste y limitadìsima pese a estar frente al pueblo. Porquè no admite que la huella del Pajarillo sòlo está lejos del Uritorco sino en otro departamento: Ischillìn… Ademàs lo de los sopletes de acetileno es absurdo por la dimensión de la huella. Usted conoce mi teorìa: no hubo incendio sino que se tratò de un derrame de`lìquidos desde un helicòptero. Los helicòpteros que segùn usted no brindaban servicios de fumigación, si lo hicieron durante esos años. Pero para demostrar mi flexibilidad… flexibilidad que usted no tiene y sigue insistiendo en la teorìa Basso, donde ni siquiera tiene en cuenta quiènes estaban en el gobierno, pude observar y fotografiar la realizaciòn de una huella en menos de media hora… Le llevarè el material a buenos aires para demostrarle como en media hora la naturaleza hace cìrculos increìbles… que se apagan en segundos… saludos.

  6. Daniel Alessandro dice:

    Estimado Alejandro
    Creo que en este artículo solo se está haciendo referencia al 50% del “misterio” de la Huella. Supongamos que tres hombres pudieron llegar a este lugar de complicado acceso con los tanques de acetileno y “fabricaron” la “mancha”. Entonces esto también vendría a significar que poco más de un año después cuando sucedió un fuego que quemó toda la sierra ellos se ubicaron con tanques llenos de agua para evitar que la huella se quemase y y de esta manera que aumentara el misterio….
    Saludos

  7. Alejandro Agostinelli dice:

    @dangel Yo no insisto en atribuirle a Basso nada que no se haya atribuido él antes. Basso me hizo esa confesión y así consta, ayer y hoy. Al mismo tiempo, también soy el primero en aclarar que lo hizo “sin presentar otra prueba que su relato” (léase bien, arriba). Del mismo modo que lo hace usted, Dangel, cuando afirma que “no hubo incendio sino que se trató de un derrame de líquidos desde un helicóptero”. Una hipótesis (que usted afirma, ignoro cuáles son sus pruebas) interesante y que no descarto, del mismo modo que no descarto la confesión de Basso (aunque él también haya intentado engañarme adjudicándose algo que no hizo -en cuyo caso la motivación pudo haber sido, simplemente, divertirse a mi costa, afición a la que era afecto -sobre todo si su confesión es cierta).
    En todo caso, usted ha perdido una magnifica oportunidad de exponer esa explicación en las reediciones de su libro “La ciudad perdida de Erks”.
    Quedo a la grata espera de sus novedades.

  8. Alejandro Agostinelli dice:

    @Daniel Alessandro Los bomberos de Capilla me explicaron que en ocasión del “segundo incendio” los brotes reverdecidos que crecían dentro de la “mancha” impidieron que el fuego invadiera esa zona. Por eso, dijeron, el área quedó “amarillenta” a diferencia del color oscuro del resto del cerro.
    No sé si tienen razón, sólo transcribo la explicación que me dieron en aquel momento.

  9. Independientemente de si la huella fue o no resultado del descenso de una nave extraterrestre, es interesante observar el tremendo impacto social, económico y cultural que el “hecho” produjo y produce en Capilla del Monte hasta el día de hoy. Muchos han sido enormemente beneficiados con lo que ha sucedido, y es triste que los privilegios a los que muchos accedieron hayan transformado a Capilla en un tienda neohippieesotérica que de neo tiene ya poco. Capilla es hoy un sitio colapsado.

  10. guillermo dice:

    MENTIRA.LA HUELLA DEL PAJARILLO Y LA DEL 1988, FUERON PRECEDIDAS DE AVISTAMIENTOS IN SITU. POR TODO EL PUEBLO DE CAPILLA Y POR MI MISMO NUNCA SE VIO FUEGO DE UN SOPLETE SOLO HUMO, YO PRESENCIE EL OVERO JUSTO EN EL INSTANTE DE LA QUEMAZON DE LA HUELLA. UNA LUZ QUE SE ENCENDIA Y SE APAGABA “SOBRE” EL CITADO CERRO Y DE REPENDE SE APAGO Y SOLO SE VIO HUMO (la huella). YO ESTABA ALLI MIRANDO CON 3 PERSONAS MAS.
    DOY FÉ.
    GALIZIA, GUILLERMO DNI 20620180 ( lacacona@hotmail.com)
    Tecnico superior en produccion agricolo ganadera

  11. brunos diaz dice:

    Esa famosa huella fue hecha con un mallado de alambre y un pequeño pararrayos. Cuando el rayo fulminó el alambre quedó quemado el pasto. ¿Todavía siguen creyendo que fue un OVNI?
    Desinformar no sirve.

  12. Charly dice:

    Tuve la suerte de subir de noche al Uritorco,guiado por el jefe de bomberos de Capilla,hace mas de dos años así que tuvimos tiempo de sobra para charlar.
    Me contó haber participado de la falsificación de la huella y que hasta cocinaron ranas y ratones en el horno de un viejo de la zona.Todo perpetrado por Jorge Suarez y el intendente de Capilla.Ahí se cerro el tema para mi.

    Ahora,al preguntarle si en alguna otra ocasión había visto algo parecido a un ufo me aseguro que si ,que había visto luces sin explicacion en forma de serpiente en la parte plana del Uritorco y que no tenia idea de que era ni se lo preguntaba demasiado solo admiraba.

    También recuerdo que al preguntarle sobre que tenian de cierto las historia de Erks y Acoglanis me contesto con una fortísima tonada cordobeza que todavía me hace cagar de risa,:cincuenta y ciiiiiiincuenta.

  13. victor dice:

    creo que siendo logico, no hay nada de ovnis en todo esto, pero a las personas nos gusta mas creer en las mentiras, por eso se ha hecho tanta fama a capilla. bienvenido sea para sus habitantes, eso crea mucho turismo…..

  14. Armando dice:

    @victor

    No tenes ningun argumento para decir eso, solo tu ignorancia y tu excepticismo,
    yo estuve en esa zona y he visto cosas increibles.
    Pero claro, cada uno habla de lo que sabe, el problema es que cada uno pretende
    que su verdad sea la verdad absoluta, aunque no tenga la experiencia.
    Yo digo, yo he visto, gracias a Dios, yo he sentido, esa es mi verdad.

Leave a Reply


La increíble historia del...

Publicada el 27 - oct - 2014

0 Comentarios

“Mi dios tiene los...

Publicada el 26 - oct - 2014

1 Comentarios

¿Qué diablos quiso decir...

Publicada el 22 - oct - 2014

1 Comentarios

Todos o ninguno

Publicada el 20 - oct - 2014

1 Comentarios

Psicología. ¿Cuáles son los...

Publicada el 13 - oct - 2014

13 Comentarios